miércoles, 7 de diciembre de 2016

Sonidos Sagrados



La primera vez que con los ojos cerrados escuché el sonido de un Cuenco Tibetano todo mi cuerpo se estremeció. Recuerdo que me invadió una mezcla de temor, ante algo capaz de acariciar mi interior y de un deseo infantil de que volviera a hacerlo.
Con el tiempo he comprendido que los Cuencos Tibetanos son objetos sagrados que trabajan a niveles muy profundos de sanación, que rozan el alma con cada matiz y nos conectan con nuestro lado más sagrado.
Un Cuenco Tibetano es un auténtico tesoro. Es un objeto vivo con alma propia.
Es capaz de llegar a los rincones más escondidos de tu ser y limpiarlos con una sutil caricia, de cantar con la voz de los monjes de las montañas del Himalaya, de elevar tu espíritu hasta donde sea capaz de llegar.
En un lugar remoto del planeta, una aleación de metales ha dado forma a un Cuenco Tibetano para ti. Un cuenco único, que conecta de manera especial contigo…